Patricia Zapico Naveira (Directora de Innovasturias): “LA IMPORTANCIA DE LA INNOVACIÓN EN EL DESARROLLO TECNOLÓGICO”

Como punto de partida, si hablamos de innovación en Asturias, y como ya indicamos en el Manifiesto por la Innovación, presentado hace un año y que firmaron todos los partidos políticos, Asturias tiene una urgente, imprescindible e inaplazable necesidad de cambiar su sistema productivo, de reinventarse y de buscar un futuro para las generaciones venideras, un objetivo que sólo se conseguirá con una apuesta decidida por la investigación y la innovación, como motor único de cambio.

La innovación es la palanca que históricamente ha marcado la diferencia entre las sociedades más avanzadas y las que han quedado atrás y hoy, más que nunca, ya no es una opción para Asturias, sino una necesidad.
Si bien, este último año se ha comenzado por la creación de una Consejería propia que está impulsando la innovación, el gasto en I+D en Asturias con respecto a su PIB fue del 0,81% en el año 2018 (últimos datos del INE) que comparándolo con la media nacional, con un valor de en torno al 1,20%, se ha encontrado históricamente siempre por debajo, y se encuentra aún más alejado del ansiado 3% que la Unión Europea se ha marcado como objetivo. Esto deja de manifiesto la urgencia de incrementar las inversiones en I+D+I para situar a Asturias al nivel de otros países europeos como Reino Unido, Alemania y Holanda, que tienen interiorizado que la innovación mueve su sistema productivo.

La innovación es un asunto que nos concierne a todos, partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales y educativas, entidades públicas y privadas, grades empresas, pymes y emprendedores; por ser una herramienta clave para generar valor.
Pero también hay que decir que, en estos momentos de dificultades, hemos visto la capacidad innovadora de muchas entidades y empresas, así como la colaboración entre ellas, para ayudar en la lucha contra la pandemia. Estos modelos colaborativos, que promueven un ecosistema innovador, son clave en su consolidación y es necesario su fomento y apoyo.

Como principales necesidades, es imprescindible cambiar la gobernanza en la gestión pública y privada de la I+D+i para profesionalizar la excelencia, reducir la burocracia, establecer métodos de evaluación de su eficacia, flexibilizar la ejecución del gasto y el acceso a la financiación, mejorar la dotación y plantear objetivos de futuro donde invertir nuestros escasos recursos para evitar su dispersión e ineficacia.


Vivimos en un Entorno VUCA (Volatilidad, Incertidumbre, Complejidad y Ambigüedad), donde cada vez hay más competencia, es más difícil diferenciarse en el mercado, el ciclo de vida de los productos y las estrategias se ha reducido, y las tecnologías transforman mercados y hábitos a gran velocidad. Y la pandemia del COVID19, ha sido un Cisne Negro, que ha hecho que todos los sectores se replanteen esta circunstancia y sean conscientes de la necesidad de un cambio en las estrategias de innovación que requiere apertura, flexibilidad y agilidad, para adaptarse a este entorno de incertidumbre con el que interactuamos continuamente.
La única opción que nos queda es la innovación, entendida como “La capacidad de convertir ideas en acciones con resultados que aporten valor, tangible e intangible”. Y para ello es necesario que las organizaciones sean innovadoras (no solo que innoven).

Es un hecho que las empresas que innovan en procesos (reducen costes) y productos y servicios (aumento de precio y demanda), aumentan sus márgenes. Pero no debemos quedarnos ahí, ya que la innovación se da en diversos procesos y ámbitos de la actividad empresarial. En estos momentos de cambio constante y tecnologías disruptivas, cobran fuerza la innovación en nuevos procesos, nuevas redes de aliados, nuevos canales de venta, nuevas experiencias de clientes y sobre todo nuevos modelos de negocio. Y es el conjunto de ellos los que mayores resultados dan a largo plazo.

Y la mayoría de las empresas necesitan ayuda para poder enfrentar este cambio, de pasar de alguna innovación esporádica a una innovación continua (que requiere voluntad, método y esfuerzo), así como a la colaboración con otras organizaciones. Los cambios en el mercado, en la sociedad y en la tecnología son tan rápidos y continuos que es necesario poder adaptarse y adelantarse constantemente para que las empresas sigan teniendo buenos resultados o sean viables en el tiempo.

Por eso se necesita:
• Conexión y colaboración con el contexto. Estar al día de tendencias, nuevos modelos, nuevas tecnologías, nuevos mercados y posibles aliados. En este sentido son importantes los Think-tank sectoriales y los modelos de ecosistemas colaborativos.
• Crear cultura de innovación interna en las empresas. Con una estrategia definida, canales, sistemas de innovación, gestión de clientes y cultura de experimentación.
• Capital humano que sepa, pueda y quiera innovar continuamente.
• Transformación digital, que tenga en cuenta la estrategia, las personas, los procesos y la tecnología.
• Y todo ello requiere de una mayor inversión en innovación, así como ayudas en su financiación.

Es necesario plantearse Asturias para las próximas décadas, aprovechando todo el conocimiento adquirido como región minera e industrial, pero sin que ello sea un lastre que nos impida replantearnos el futuro con anchura de miras. No se trata de realizar un esfuerzo extraordinario en mantener industrias que, por sus costes de producción, escaso valor añadido o por restricciones medio ambientales no sean posible mantenerlas en la región a medio plazo, no se trata de ser los últimos en España o en Europa en mantener operativas las últimas industrias de sectores que se apagan, sino de realizar un esfuerzo innovador en sectores punteros que confluyan con los programas marco de la Unión Europea, y en concreto con el nuevo HORIZONTE EUROPA.

Algunos campos a los que podría enfocarse serían:

• Transición energética: energías renovables, movilidad sostenible, economía verde.
• Economía Azul.
• Economía circular
• Salud y envejecimiento.
• Turismo verde.
• Agua.
• Tecnología: 3D / BIG DATA / Robótica / Blockchain / Ciberseguridad…
• AgroTech

Interesante reflexión de nuestros socios Castro Alonso en Conecta Industria.

Rubén Fernández, del departamento de “Marketing & Business Transformation” de nuestros socios Castro Alonso, realiza una interesante reflexión sobre innovación en Conecta Industria, la revista digital de referencia en el ámbito industrial, tecnológica y empresarial de la región.

2943

Rubén habla del teletrabajo, del nuevo enfoque que se debe dar ante la nueva situación laboral que están viviendo muchas empresas y sobre todo, medidas a tomar en temas de Ciber Seguridad y Derecho Tecnológico: CONECTA INDUSTRIA

cx6WXN2T_400x400

 

EUROLANDIA. Un parque temático

Guillermo Pérez-Holanda, Ceo Pérez-Holanda Consultores

Guillermo Pérez-Holanda, Ceo Pérez-Holanda Consultores

Guillermo Pérez-Holanda, Ceo Pérez-Holanda Consultores

Una anécdota reveladora.- Hace unos cinco años, aproximadamente, un querido colega estadounidense, me dijo algo en el acto de clausura de un congreso de negociación internacional en una prestigiosa Universidad en Cambridge, que me ha tenido preocupado desde entonces. Durante el consabido acto, se acercó a mí, al tiempo de los postres y me dijo (en inglés, obviamente): -“¿Usted es europeo verdad?-, y antes de que yo, ingenuo de mí, le pudiera responder que sí, que era europeo, español (y asturiano, además), me espetó: “Deje que le diga algo sobre el futuro del mundo y de Europa, especialmente…”-, durante la pausa que siguió, encendió orgulloso su puro y después de ahumarme bien, me volvió a decir con un acento sureño muy fuerte: “El futuro es el siguiente: América va a ser el laboratorio, el departamento de investigación del mundo; nuestra fábrica va a estar en los países BRICS (o sea, para los profanos en el tema: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), y Europa va a ser un inmenso parque temático gigante, como nos gustan a nosotros. Imagínese no tienen que hacer la inversión, pues ya lo tienen construido y con unos inmuebles magníficos”. – Otra vez, antes de que yo pudiera intervenir, alguien le llamó y se alejó diciendo, primero, y gritando después: ¿Qué le parece?, ¿No ve Usted que la situación es irreversible?

El impacto de una idea.- La verdad es que, mientras le observaba alejarse, la visión que me proponía el hombre se me antojaba lúcida, con la lucidez de quién sabe lo que dice y tiene la capacidad de síntesis que otorgan dos güisquis con hielo. Quise hablar con él para ahondar en sus ideas y ver hasta donde llegaban, pero aquel exabrupto bastó. El retrato era dantesco, pero a la vez revelador: (1) USA pretendería mantener el control de las ideas, de las invenciones y de la innovación, es decir, mantener la famosa brecha tecnológica, cuyos royalties le proporcionan pingües beneficios a sus empresas, fundaciones y Universidades, desde hace años; (2) la fábrica del mundo con sus costes sociales, laborales, etc., serían desplazados a terceros países con recursos, materias primas y mano de obra barata y disciplinada. La energía vendría de países controlados y amigos; y (3) a Europa, solo le quedaría un papel: el turismo histórico y cultural, sin industria y sin innovación real, el turismo que vendría a vivir nuestra historia, nuestros monumentos, nuestras capitales, nuestra cultura especial, nuestro pasado, en suma, como en una inmenso EUROLANDIA. El resto del mundo no sería un inmenso agujero negro. Más aún, según sus ideas USA sería el futuro, la investigación y las ideas, los BRICS, el presente, la fábrica barata con costes energéticos controlados y Europa el pasado glorioso.

Las preguntas que me llevan rondando en la cabeza desde entonces son las siguientes (que son obvias): ¿Qué está haciendo nuestra sociedad para que esto no sea así? ¿Cuál sería la solución a este interrogante?, ¿Qué remedios y propuestas políticas conjuntas europeas se están realizando?. Como todas las preguntas simples, tiene respuestas muy complejas. Tanto, que he desistido, como humilde abogado internacional en la periferia norteña española, a esbozar una respuesta, y he llegado a pensar en algún momento (al principio), como otros compañeros de Universidad y el propio Unamuno: ¡Qué se solucione solo! (la vida es muy rica en sorpresas) o, ¡Qué lo solucionen ellos! (es decir, otros). Sin embargo, también pienso que a medio plazo esa solución es muy cómoda y que, quizás y solo quizás, tendríamos que hacer algo más los implicados, las empresas, asesores y consultores profesionales. Ese es, desde entonces, mi objetivo primordial: tratar de invertir esa tendencia. Difícil tarea. Leer más de esta entrada