Acercando la tecnología a las personas

Hoy presentamos a SIMBIOSYS (http://www.simbiosys.es/)

CAI_¿Cómo conoció al Club Asturiano de la Innovación y que le impulso a asociarse?

logo-horizontalDesde su fundación en el año 2008 Simbiosys ha asistido a muchas de las jornadas y talleres organizados por el Club. Su agenda de actividades siempre nos ha parecido del máximo interés. Por otro lado desde nuestra ubicación en el Parque Científico y Tecnológico de Gijón y a través de las distintas organizaciones a las que pertenecemos, colaboramos con mucha frecuencia con empresas socias del Club que siempre nos han dado muy buenas referencias. El espíritu de colaboración está escrito en el ADN de nuestra empresa, no es una casualidad que nos llamemos Simbiosys.

CAI_¿Qué significa para su empresa la innovación?

En un congreso internacional al que hemos asistido recientemente hicieron alusión a una cita de un piloto de carreras italo-americano llamado Mario Andretti, que decía: – «If everything seems under control, you’re just not going fast enough» (“Si piensas que lo tienes todo bajo control, es que no estás yendo suficientemente rápido”). Pues bien, desde nuestro punto de vista esta cita resume muy bien el que debe de ser el espíritu de una empresa que quiera ser competitiva en el sector TIC. Partiendo de las tecnologías, pasando por el management hasta los nuevos modelos de negocio, todo cambia a un ritmo de vértigo, prácticamente todos los días aparece algo nuevo al mismo ritmo en que lo anterior se va quedando obsoleto. La innovación en nuestro caso no es en absoluto una opción, es más una obligación, una necesidad. Mantenerse al día en el estado de la técnica, aplicar esos nuevos conocimientos e intentar ser original y creativo en las soluciones que se proponen es una rutina en Simbiosys.

CAI_¿Tiene experiencia su empresa en alguna iniciativa de I+D+i?

Desde hace algún tiempo colaboramos en proyectos de movilidad inteligente desarrollados en colaboración con ADN Mobile Solutions, la Universidad de Oviedo a través del Clúster de Energía y la fundación FAEN. La tecnología Cated desarrollada por ADN permite recoger en tiempo real información sobre el régimen de funcionamiento de los vehículos y gracias a ella se han podido desarrollar proyectos como ECOmilla, restringido a la Milla del Conocimiento de Gijón y en la actualidad LabCityCar, un ambicioso proyecto de movilidad en toda la ciudad de Gijón en el que tenemos la suerte de poder participar.

CAI_¿Qué perspectiva de futuro tiene su empresa en cuanto a la innovación?

En nuestra dimensión, tenemos en marcha algunas iniciativas propias y en colaboración con otras empresas y emprendedores de nuestro entorno que esperamos que vean la luz en un plazo corto de tiempo. Las puertas de Simbiosys siempre están abiertas para tratar de conseguir que ideas de proyectos innovadores se conviertan en realidad, aportamos nuestro granito de arena proporcionando soluciones TIC transversales, fundamentalmente en el enriquecimiento de la experiencia de usuario de las aplicaciones.

CAI_Para finalizar, ¿Qué espera de su adhesión al Club Asturiano de la Innovación?

Con nuestra adhesión en un momento económico como el actual queremos apoyar activamente el desarrollo del Club y su labor de concienciación sobre la necesidad de innovar en las empresas asturianas, un pilar fundamental para el desarrollo de diferencias competitivas en el mercado global en el que hemos de competir. Asturias es también un paraíso tecnológico, es una fortaleza que estamos obligados a explotar, creo que aún no somos conscientes de los mimbres que tenemos, sería un error colosal no saber sacarles provecho.

Innovar a través del Ecodiseño: la innovación ambiental de producto como apuesta estratégica de la empresa

María Cristina ALONSO GARCÍA*

AENOR

María Cristina ALONSO GARCÍA
Auditora Jefe de Sistemas de Gestión en AENOR

Los cambios radicales que se están produciendo en las condiciones del mercado, están obligando a las empresas a habilitar fórmulas que les permitan asegurarse su pervivencia y crecimiento futuro. Así, en los últimos años, y coincidiendo con el cambio de ciclo, ha ido aumentando de forma generalizada la preocupación por el calentamiento global, la disminución de recursos naturales o la contaminación, primándose la adquisición de productos y servicios que demuestren ser respetuosos con el entorno por parte de numerosas administraciones públicas, empresas y consumidores.

Asimismo, la legislación europea ha comenzado a incorporar requisitos obligatorios de ecodiseño en sus directivas, siendo el ejemplo más conocido el de la Directiva 2009/125/CE o Directiva de Ecodiseño ErP, transpuesta a la legislación española mediante el Real Decreto 187/2011, y que regula la comercialización de los Productos Relacionados con la Energía (ErP, en sus siglas en inglés). Esta directiva afecta a un buen número de empresas industriales y directamente a más de 1.000 categorías de productos: tanto aquellos que utilizan la energía directamente (p.ej. motores, electrodomésticos, calderas, luminarias, etc.) como aquellos que influyen indirectamente en su consumo (p.ej. grifería, duchas, ventanas, aislamientos, etc.),

Y es que el impacto ambiental de cualquier producto no se limita sólo al momento de la producción, sino que se extiende a lo largo del ciclo de vida. Cabe recordar, en este sentido, que el ciclo de vida de un producto es el conjunto de etapas que van “de la cuna a la tumba” del producto, desde la obtención y consumo de materiales y componentes para su elaboración, pasando por la producción en fábrica, distribución y venta, utilización por el usuario y fin de vida. Teniendo en cuenta que el diseño determina la mayor parte del impacto del producto, resulta crítico considerar los aspectos e impactos asociados a cada etapa del ciclo de vida desde las primeras fases del proceso de diseño, mediante la integración temprana de la componente ambiental, de forma que se reduzcan los impactos manteniendo o incluso mejorando la funcionalidad y eficiencia del producto.

La norma ISO 14006, publicada en julio de 2011 y basada en la norma española UNE 150301, facilita el cumplimiento de los requisitos exigidos en la legislación y permite a cualquier empresa establecer una sistemática que asegure la mejora ambiental continua en el diseño de sus productos y servicios, pasando de un enfoque basado en los aspectos ambientales asociados a la fabricación del producto, a una identificación más amplia en la que se incluyen, desde su concepción, los generados en otras etapas del ciclo de vida. La norma ha sido desarrollada para que sea fácilmente integrable con los sistemas de gestión basados en las normas ISO 9001 e ISO 14001, ampliamente difundidos entre el  mundo empresarial, y son ya más de 50 empresas en Europa -de sectores tan diversos como electrodomésticos, mueble, químico, automoción, aparatos eléctricos y electrónicos o estudios de arquitectura-  las que han obtenido, para alguno de sus productos o servicios, el certificado AENOR de Ecodiseño según la norma ISO 14006, situándose a la vanguardia de sus respectivos mercados.

Es en este contexto en el que el ecodiseño, como innovación ambiental de productos o servicios, se convierte en un elemento importante en la estrategia de competitividad de la empresa: un modo de lograr y mantener una ventaja competitiva y de contribuir a situar a la organización en una posición adecuada para afrontar los nuevos desafíos derivados de una situación cada vez más globalizada, más exigente, y más verde.

 
(*) María Cristina Alonso es Auditora Jefe de Sistemas de Gestión en AENOR. Especialista en Calidad (ISO 9001), Medio Ambiente (ISO 14001 y EMAS), Ecodiseño (ISO 14006) e I+D+i (UNE 1666002) y Verificadora ambiental del Reglamento Europeo EMAS y de Gases de Efecto Invernadero (Protocolo Kioto), ha sido miembro del Comité de Normalización en el que se elaboró la norma UNE 150301 sobre ecodiseño y es experta internacional del grupo de trabajo encargado de redactar la norma ISO 14006 “Sistemas de gestión ambiental. Directrices para la incorporación del ecodiseño” así como de de los grupos de trabajo encargados de la revisión de las normas ISO 14001 e ISO 14004 sobre sistemas de gestión ambiental.