INNOVACIÓN Y GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO, PILARES DE FUTURO

La posibilidad de recuperar la dinámica de una creciente productividad está estrechamente vinculada a dinamizar procesos de innovación y de gestión del conocimiento en el mundo globalizado y altamente competitivo del siglo XXI. 

Eva Varea, de GF Consultores, impartió el pasado 25 de septiembre el seminario de Gestión del Conocimiento organizado por el CAI

La realidad económico-social que nos toca vivir en estos últimos años, dibuja un panorama de cambios rápidos y constantes, fuertemente propiciados por conceptos tales como “globalización” y “alta competitividad”, que desembocan, a su vez, en una situación en la que casi todo “es copiable”, perdiéndose el valor de la diferencia.

Los problemas que padecemos, no serán superados con las ideas que contribuyeron a generarlos, sino con nuevas e innovadoras ideas, aplicando la creatividad y el aprendizaje. Generar esas nuevas ideas es la razón de ser de la gestión del conocimiento

Y en estas circunstancias, las Organizaciones estamos obligadas a buscar alternativas que faciliten la supervivencia, a través de un sistema en el que las personas (Capital Humano y Capital Relacional) constituyen uno de los activos más importantes de los que podemos disponer, en base a su flexibilidad, su dinamismo y erigiéndose como motor generador de nuevo Conocimiento, a partir del Conocimiento ya existente, tanto a través de fuentes de conocimiento interno como externo.

En un entorno altamente complejo y de difícil predicción, se requiere actuar más allá de los sistemas tradicionales de gestión, de tal modo, que nos permitan recuperar las diferencias y nos aporten ventajas competitivas. Se deben poner en marcha sistemas, herramientas y entornos que potencien el Conocimiento Organizativo, mediante la creación de estructuras organizativas ágiles, que favorezcan ser capaces de actuar antes que la competencia; a través de una cultura empresarial abierta al entorno, a la experimentación, con capacidad de adaptación a los cambios, con firme voluntad para afrontar los fracasos y aprender de ellos, y donde se requiere facilitar la creación de espacios de colaboración, de intercambio, descentralización de toma de decisiones y escasos niveles de formalización como piezas clave de dicha gestión, implementado mediante el uso de herramientas tecnológicas que simplifican la gestión documental y el tratamiento de la información, en concordancia con los planes, estrategias y objetivos de la Organización.

De esta manera, se converge inevitablemente al incremento del valor de las Organizaciones.