Los robots echan una mano en la construcción de aviones Airbus

Información extraída de Fundación Prodintec

Bruselas, 20 de agosto de 2014. Comisión Europea.

Fundación Prodintec.  Proyecto Valeri

Fundación Prodintec. Proyecto Valeri

Introducirse en espacios angostos, realizar tareas muy repetitivas y sufrir lesiones lumbares eran hasta ahora dificultades cotidianas inherentes al trabajo en el sector de la construcción aeronáutica, pero pronto serán cosa del pasado.

El proyecto VALERI, financiado por la UE, tiene como objetivo incorporar robots en las instalaciones industriales para que realicen las tareas más incómodas y pesadas con el fin de conceder mayor valor a los conocimientos técnicos humanos. Siete socios de España, Alemania y Austria, incluidas Airbus y PRODINTEC, están construyendo un prototipo de laboratorio, que tienen previsto someter a ensayo en una fábrica de aquí a 2015.

Los fabricantes de automóviles llevan utilizando desde hace años robots fijos para construir sus productos, pero la construcción de aeronaves presenta otras características que dificultan el uso de la robótica. Hasta el momento, debido a la manera de construir y montar los aviones, los trabajadores han tenido que trabajar por turnos en las labores de montaje y la inspección. «Si logramos resolver los complicadísimos obstáculos técnicos que impiden la utilización generalizada de robots en la producción, podremos liberar a las personas para que trabajen en las tareas de mayor valor añadido», explica José Sáenz, coordinador del proyecto e ingeniero en el Instituto Fraunhofer de explotación industrial y automatización.

Los investigadores están trabajando en «manipuladores móviles» que puedan acceder a espacios reducidos y trabajar en tareas similares en emplazamientos múltiples.

Un trabajo de alta calidad en condiciones de seguridad

Los robots no solo tendrán que efectuar tareas de alta precisión, sino que deberán hacerlo mientras se desplazan entre seres humanos. Hasta ahora, en el sector de la fabricación los robots estaban separados de las personas que trabajan en los talleres. «Tenemos que asegurarnos de que contamos con la tecnología necesaria para hacer posible la colaboración», afirma José Sáenz. Los sensores táctiles y la visión artificial permitirán una programación compleja destinada a inmovilizar a un robot en caso de peligro.

Los robots repasarán lo que han hecho con una cámara para examinar los resultados obtenidos, comprobando que todo se ha llevado a cabo con arreglo a las normas. «Los resultados han de ser tan buenos o incluso mejores que los obtenidos por los seres humanos», añade José Sáenz.

Protección de los recursos humanos

Los beneficios potenciales son evidentes. Pueden evitarse las lesiones por movimientos repetitivos y los problemas de espalda que dan lugar a bajas por enfermedad o incluso a la jubilación anticipada. Se podrá proteger a los trabajadores de mayor edad, poseedores de valiosos conocimientos técnicos, encomendando a las máquinas las tareas exigentes desde el punto de vista físico. El coste de producción podrá seguir siendo competitivo, pues la fabricación no se externalizará a mercados más baratos.

El proyecto se encuentra todavía en fase de laboratorio, pero, si se obtienen los resultados previstos, se irán introduciendo robots de modo gradual. «Nadie va a perder su puesto de trabajo de repente», destaca José Sáenz. Muy al contrario, gracias a los robots las personas podrán trabajar durante más tiempo. «La experiencia y los conocimientos técnicos podrán valorarse más», añade.

El proyecto recibe aportaciones directas de las fábricas de Airbus y de la empresa austriaca FACC (dos de los socios del proyecto), ya que son los interesados quienes indican las tareas que quieren que realicen los robots con los que trabajarán. «Queremos fabricar unos robots que trabajen junto a los seres humanos, que hagan lo que estos no quieren hacer y les permitan dedicarse a labores más intelectuales.».

La construcción de las fábricas del futuro

La Comisión Europea ha invertido 3,7 millones de euros en VALERI en el marco de la asociación público-privada «Fábricas del Futuro».

La Vicepresidenta de la Comisión Europea @NeelieKroesEU, responsable de la Agenda Digital, ha declarado lo siguiente: «Estamos uniendo nuestras fuerzas a las de las empresas industriales y los centros de investigación punteros a fin de lograr una producción más eficaz y sostenible. Las nuevas tecnologías no solo aumentan la competitividad de Europa en la escena mundial, sino que también permiten a las personas desarrollar nuevas capacidades para obtener mejores puestos de trabajo.».

Más información

Para obtener más información sobre el proyecto VALERI, visite este enlace (también en francés, alemán, italiano, polaco y español) o Vea el vídeo

Acerca de innovasturias
El Club Asturiano de la Innovación es una asociación sin ánimo de lucro de iniciativa empresarial, que se propone establecer un foro permanente de encuentro entre las Empresas, la Universidad y la Administración, con el objetivo de fomentar la Innovación Tecnológica. Las actuaciones del Club estarán orientadas a sensibilizar a las empresas de la importancia de la innovación tecnológica para poder ofrecer productos y servicios más competitivos en el mercado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: